9 enero, 2018

Recomiendan tomar precauciones sobre el uso de tarjetas de crédito y débito.

La Oficina del Consumidor  aconsejó   extremar precauciones al hacer uso de las mismas al momento de efectuar compras o adquirir servicios.

Ariadna Ciammarriello, encargada del área en dicha Oficina, dependiente del Concejo Municipal, señaló que “en esta época de vacaciones en que se utilizan en mayor medida las tarjetas de crédito y débito, tanto en negocios como en la playa –donde se hace uso del denominado posnet playero-, aconsejamos revisar meticulosamente el resumen de cuenta, ya que desde el momento de recibido, el cliente de la tarjeta tiene treinta días para refutar el cargo falso consignado”.

“De lo contrario –agregó-, el banco emisor entiende que el cargo es del cliente y puede negarse a aceptarlo por estar fuera de tiempo y forma”.

Ciammarriello destacó que “se da en numerosas oportunidades en los viajes al exterior que despreocupadamente le damos la tarjeta a un tercero para que nos cargue la operación comercial en las tarjetas y en esos instantes perdemos la “visualización “de las mismas, siendo en esos momentos en que los prestamos de manera inconscientes a manipulaciones”.

La funcionaria recalcó que este tipo de denuncias se incrementan ante la Oficina Municipal del Consumidor a fines de febrero y principios de marzo, cuando el turista rosarino regresa de destinos tales como Brasil. Las sorpresas se notan cuando recibimos los resúmenes de cuentas, momento en el que se notan las duplicidades de deudas que, en algunos casos, ni siquiera el turista  tomó.

Ciammarriello hizo hincapié en que “está muy de moda  hacer compras por Internet y en esos casos no es necesaria la presentación física de la tarjeta ni del documento de identidad. Ello está siendo aprovechado –si no se toman las precauciones necesarias-,  por individuos que se apoderan ilegalmente de los datos para hacer compras y cargar sus costos en tarjetas de las que se apoderaron de la información dada de buena fe”.

En lo que concierne a este último punto, la especialista de la Oficina recomendó  sólo utilizar páginas seguras y conocidas al momento de decidir contratar la estadía en un hotel mediante páginas  on line. “En esos momentos damos el número de tarjeta y dejamos la puerta abierta a los delincuentes, por lo que se recomienda ir directamente a la agencia de viajes para quedarse tranquilos. Allí nos pasarán  la tarjeta por el posnet delante nuestro  y logramos evitar engaños”.

“Hay casos  en que el cliente, cancela a tiempo  la reserva de su viaje  por problemas ajenos a su voluntad y el hotelero –a pesar  que la página otorga la cancelación-, emite la compra de la estadía igual y luego aparece en el resumen”, subrayó la funcionaria.

“Si se produce uno de estos casos, el afectado tiene 30 días para hacer el descargo de operaciones que no correspondan. Hay que ir al banco emisor y pedir el número de trámite de denuncia e ir con esos datos a la Oficina Municipal del Consumidor, ya que desde la misma se envía una nota a la entidad crediticia  para acreditar el reclamo por compras no realizadas, algunas de ellas emitidas en dólares”, fundamentó Ciammarriello.

Advertencia sobre aseguradoras y call center

Desde la Oficina también se advierte al usuario sobre llamados telefónicos de compañías de seguros que ofrecen servicios y “a pesar que el usuario no acepta algún ofrecimiento sobre la adquisición de una póliza, le es cargada la misma en la liquidación mensual, siendo el usuario afectado en varios cientos de pesos  sin saber de qué se trata el seguro”, fundamentó Ciammarriello.

“El engaño se multiplicó en 2016 debido a que las entidades bancarias venden las carteras de clientes a los call center y desde estos se hacen llamados para  comercializar las pólizas, obviamente a  personas que tienen tarjetas de crédito del banco “vendedor”.  En esos llamados para ofrecer el producto le dicen al cliente que por un lapso el costo es gratuito y que por ser cliente del banco otorgan ese beneficio. Sin embargo, a los treinta días aparece el cargo en el resumen y hasta se han dado casos en que ni siquiera lo llaman al usuario”, refirió Ciammarriello, quien también  dijo que  “lo propio ocurre con los ofrecimientos de aplicaciones de Internet para el celular, cuyos costos son dolarizados”.

Desde la Oficina, además,  se hizo mención a que “al utilizar la tarjeta  para abrir la puerta  de acceso a los cajeros, se recomienda  no hacerlo con la que suministra el banco, ya sea de crédito o débito, pudiendo utilizarse para esos menesteres otras tarjetas –como la del colectivo-, ya que al usar la banda magnética de la tarjeta  dejamos marcados los datos personales  y se han dado casos en que los captadores de datos utilizan a los mismos para concretar delitos informáticos”.