15 mayo, 2018

Concejalas respondieron a “amenazas explícitas” de una cooperativa de taxistas

Las edilas María Eugenia Schmuck y María Fernanda Gigliani  respondieron  a lo que entienden son  amenazas explícitas y el envío de  una carta documento de la Cooperativa Mariano Moreno, a raíz de la denuncia que hicieron ante una fiscalía.

La acusación de las concejalas está referida  al modus operandi de dicha organización, esto es que “se apropia del espacio público, atenta contra el derecho de usuarios y trabajadores y contra lo establecido en normas vigentes”, según señaló Schmuck.

Schmuck indicó que “con la concejala Gigliani hemos hecho, frontalmente, alusión a la palabra mafia. Creemos que hay una mafia que actúa contra de la ley en las paradas de taxis de la Estación Terminal de Ómnibus. No sólo no me retracto, sino que ratifico todas las denuncias que hemos realizado con la concejala Gigliani  ante la justicia,  que es la que tiene que investigar si allí hay una asociación ilícita  que cobra a los taxistas para poder levantar pasajeros en las paradas  de taxis, las  que tienen que ser libres como todas las paradas de la ciudad,  según la ordenanza Nº 2.649”.

“La cooperativa actúa en contra de la ley, apropiándose de las paradas  y estimamos que la carta documento no hace más que ratificar todo lo que venimos denunciando. Hemos llegado a un punto sin retorno. Hace treinta años que esta situación se repite  y es por ello que debimos recurrir a la justicia  por primera vez, para que sea un fiscal el que investigue si esto  que denunciamos es así”, subrayó Schmuck, del bloque Radical.

La legisladora local agregó: “En algún momento esto se tiene que parar. Luego que  nosotros hicimos la denuncia se sumaron decenas de mujeres y hombres para  dejar testimonio para  ratificar lo que nosotros decíamos”.

“La ilegalidad está presente en las dos paradas,  la de Cafferata y la de Santa Fe, las que son regenteadas por distintas agrupaciones de taxistas  que se creen propietarios de las mismas y la denuncia es contra todos los que se manejan al margen de las ordenanzas”, precisó la edila Schmuck.

No a la retractación

 “Recibimos una carta documento que planteaba  una intimación  para que nosotras nos retractemos respecto del uso de la palabra mafia, no así de la denuncia que hicimos con la concejala Gigliani. Se ve que les afecta el uso de la palabra mafia, cuyo uso vamos a ratificar. No nos retractamos sino que  la carta documento no hace otra cosa que confirmar  que un grupo de taxistas va contra la ley”, refirió la titular de la comisión de Gobierno del Concejo.

“No nos intimida una carta documento de un grupo que incumple la ley.  Seguiremos aportando pruebas  y testimonios a la justicia, ya que hay más de una decena de taxistas  que querían denunciar y no se animaban  por el miedo de aportar su nombre,  debido a que  esta agrupación de taxistas los amenaza  y amedrenta”, puntualizó Schmuck.

Recordó la edila que “hay dos dársenas  y nosotros ratificamos los decretos en los que se pide video vigilancia, un punto fijo las 24 horas  y la eliminación de una dársena, ya que los viajes cortos se los dan a los taxistas que van a la estación circunstancialmente, mientras que  los largos se los derivan  a los componentes de la cooperativa”.

“Para colmo, hay una agrupación de maleteros que está también ‘coordinada’.  Entonces con Gigliani nos preguntamos  ¿si esto no es una asociación ilícita ¿qué es entonces?”, afirmó Schmuck.

A su turno, sin dudar, Gigliani recordó que “en las paradas  hay trompadas, hay amenazas y taxistas  que les dicen a sus colegas que no forman parte de la cooperativa, que si siguen buscando pasajeros en la terminal,  los van a encontrar tirados en una zanja”

Y más adelante agregó: “Que cada uno le ponga el calificativo que quiera ante la evidencia de que hay dueños de paradas y  que las mismas sean regenteadas  con prioridad para levantar pasajeros. Es una  situación ilegal e irregular y va contra las normas vigentes”.

Por su parte la concejala Gigliani, de Iniciativa Popular (IP) expresó también que “el control lo tiene que ejercer la Municipalidad de Rosario. Nadie puede hacerse el distraído  ni echarle la culpa a la Nación ni a la provincia. Incluso hay que controlar a los que controlan,   ya que hay testimonios que dicen que, cuando estas cosas suceden, hay inspectores municipales. Hay que decir con claridad que la doble dársena está prohibida  por Santa Fe”.

La edila de Iniciativa Popular concluyó su exposición ante la prensa haciendo hincapié en que “algunos están confundidos, ya que siguen creyendo que la gestión de la estación es privada.  Eso dejó de ocurrir  debido a que la gestión de la terminal es pública”, tras lo cual concluyó “a todo esto al director de la estación no se le conoce una opinión sobre el tema en cuestión”.