19 septiembre, 2022

Críticas de arquitectos a proyecto sobre bulevar Rondeau

Concurrieron de la comisión de Urbanismo de la entidad que los agrupa. También recibió Planeamiento a vecinos de Parquefield que piden cerrar pasillos interiores.

La habitual reunión semanal realizó esta mañana en la Sala de la Memoria del Anexo “Alfredo Palacios” la comisión de Planeamiento y Urbanismo, presidida por el edil Alejandro Rosselló, de Unión Pro/Juntos por el Cambio.

Sobre el mensaje del Ejecutivo respecto a bulevar Rondeau

Los y las integrantes de la comisión recibieron a integrantes de la comisión de Urbanismo del Colegio de Arquitectos de Rosario, quienes expresaron las opiniones de la misma con relación al mensaje del Departamento Ejecutivo que modifica las normas respecto a bulevar Rondeau.

Entre otros asistieron Rubén Del Canto y Omar Basallo, quienes indicaron que “vimos con mucho interés” la propuesta de la Intendencia, y destacaron la idea que prima respecto a una “buena calidad de vida urbana”.

Destacaron “los considerandos del proyecto, pero las propuestas son contradictorias” en relación a los mismos.

Marcaron que en tales considerandos se “adhiere a un proyecto de ciudad que queremos, pero parece ser un copie y pegue” y resaltaron que bulevar Rondeau “es una zona residencial con mucho verde, es la belleza paisajística que tiene el barrio”.

Enfatizaron en que “son casas bajas, con uno o dos pisos, y mucho verde, que es la riqueza” de la zona.

Al avanzar sobre la propuesta del Ejecutivo indicaron que “se permiten bloques de 20 metros, pero su contrafrente –ejemplificó con calle Agrelo- perjudica a los vecinos”, y además propone muros divisorios de 6 metros.

Consideraron que “ante la demanda cierta y la decisión de la Secretaría de Planeamiento para densificar el sector” y “si se quiere recuperar superficie absorbente en los fondos de las parcelas a partir de la incorporación de terrazas verdes y veredas jardín” debe “mantenerse la profundidad máxima de 20 metros” y fueron enfáticos en cuanto a “no a la eximición de la servidumbre de jardín”.

“La servidumbre de jardín no se negocia. Es un sapo muy feo de tragar”, afirmó el arquitecto Del Canto, quien sostuvo que “es un derecho que ganó la ciudad hace 50 ó 60 años”.

Requirieron también “prohibir cualquier edificación en centro de manzana, en la totalidad de las parcelas” y en el mismo sentido respecto “respecto a bloques interiores en una misma parcela”.

Asimismo pidieron un factor de ocupación del suelo (FOS) que “respete las características del entorno”.

En tanto y con relación a la altura máxima estimaron que “habría que verificar si hay infraestructura –de servicios- que podría soportar la densificación”.

Se expresaron asimismo “en contra” de la anulación de los deslindes parcelarios.

Vecinos de Parquefield

Posteriormente los integrantes de la comisión recibieron a integrantes de la Asociación de Residentes de Parquefield quienes explicaron el pedido que presentaron al cuerpo para que se los autorice a cerrar los pasillos interiores, como en su momento se lo hizo para las viviendas de los límites del barrio.

Concurrieron al encuentro Verónica López, Norma Stark, Enrique Giménez y Gloria y fue López la vocera de los vecinos, recordaron que “ya hay una ordenanza anterior que permitía cerrar los pasillos del borde del barrio, con el acuerdo de los cuatro vecinos colindantes a los ingresos” y precisó que “se cerraron con rejas y llaves”.

También marcaron que se colocaron carteles que informaba la normativa por la cual se determinó el cierre.

Sostuvieron que “ahora la inseguridad es peor, usan los pasillos para subir a los techos” por lo que pidieron “se amplíe la anterior o se haga otra norma”.

Igualmente indicaron que “no se generan gastos al municipio, porque los vecinos pagamos las rejas”.

Reiteraron que “suben desde los pasillos y se han robado, caños, split”, entre otras cosas.

Precisaron que “hoy la norma llega tarde porque los pasillos se están cerrando con alambres, con maderas. Se necesita la norma que de una respuesta rápida”, consignaron

Acotaron que “tenemos policía adicional –pagada por los vecinos- pero no las 24 horas y son dos motos para todo un barrio de más de 800 familias”.

El concejal Rosselló aclaró que “nadie está en contra de brindar soluciones, pero teníamos algunas dudas”, entre ellas respecto a la aceptación entre los vecinos.

Ante ello expresaron los residentes de Parquefield que “en general los linderos el 100 por ciento está de acuerdo”.

Al intervenir el edil Ciro Seisas, de Arriba Rosario, recordó que “yo nací en Parquefield” y consignó que “los pasillos le daban identidad al barrio”, para ratificar que en su mayoría “los pasillos se han cerrado”.

Hizo también referencia a su proyecto para disponer la modalidad del cierre de los pasillos.

En tanto el concejal Juan Monteverde, de Ciudad Futura, plantea un plazo de 3 años para el cierre, “que no sea para siempre”.

Sobre barrios populares

Se acordó que la próxima reunión de la comisión en la que se analizarán los temas vinculados a barrios populares, se efectuará el próximo martes, 27 de septiembre, a las 18, en el recinto de sesiones.

Asistentes

Participaron de la reunión Alejandro Rosselló, de Unión Pro/Juntos por el Cambio, que la presidió; Juan Monteverde, de Ciudad Futura; Verónica Irizar, del bloque Socialista, Silvana Teisa, de Todos Hacemos Rosario, y en el tramo final Ciro Seisas, de Arriba Rosario.