Ediciones anteriores

OFICINA MUNICIPAL DE DEFENSA AL CONSUMIDOR


DEFENSA DE DERECHOS Y ELECCION DE CONSUMOS

Para comenzar, un recordatorio del aporte y de la conceptualización que hacen los artículos 41 y 42 de la Constitución Nacional, que se hallan íntimamente ligados y que fundamentan claramente lo que nos preocupa y que se expresa en esta introducción.

El artículo 41 reza sobre garantizar un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivassatisfagan las necesidades del presente sin comprometer las de las futuras generaciones.

El artículo 42 en tanto, habla de los derechos que en las relaciones de consumo nos asisten como consumidores y usuarios de bienes y servicios en la protección de la salud, seguridad e intereses económicos, a una información adecuada y veraz, a la libertad de elección y a condiciones de trato equitativo y digno y consigna a las autoridades la obligación de proveer a la protección de estos derechos.

De la mancomunión de estos artículos, del ejercicio pleno, de la existencia del Estado cumpliendo su rol constitucional,  apoyando las organizaciones relacionadas y las tareas de control que le resultan propias, dependerá la concreción del fin buscado, la actitud del consumidor crítica y fundamentada, no sólo en la defensa de sus derechos individuales, sino también de los derechos colectivos, sociales  y en la selección de sus consumos pensando en las formas de producción, en la protección de la vida, de su propia vida y de la de las futuras generaciones.

ALGO DE HISTORIA

Antes y desde tiempo inmemorial, existieron luchas organizadas yacciones colectivas en defensa de cuestiones puntuales de los consumidores, sin embargo apartir del 15 de marzo de 1962, en su discurso ante el Parlamento, el presidente de EE.UUJohn Fitzgerald Kennedy marca un hito al citar a la libre elección, a la seguridad, aestar informados y a ser escuchados como derechos fundamentales inherentes al consumo.

Sin embargo, sería también emblemático su discurso porque enél puso bajo análisis esa cuestión tan obvia como trabajosa que es la necesaria uniónde los consumidores o si se quiere de asumir conciencia de grupo, en sus palabras eltérmino consumidores nos incluye a todos. Somos el grupo económico mas grande, afectadopor casi cada una de las decisiones económicas privadas y públicas, No obstante estegrupo pese a su importancia muy a menudo sus opiniones no son escuchadas.

Contando entonces desde 1962 con J.F.Kennedy, pasando por 1985 conla Organización de las Naciones Unidas que conmemora e instituye el 15 DE MARZO como "DIA DEL CONSUMIDOR", han pasado 46 años  y si bien hubo importantes avances, en laeducación, en la reparación de los perjuicios, aún resta una ardua tarea para lograr enlas relaciones de consumo el hábito intrínseco del respeto a los derechos deconsumidores y usuarios.

VALORES Y DISVALORES

Claro que muchas cosas ocurrieron en este tránsito algunasvaliosas que coadyuvaron, que favorecieron grandes pasos, asociaciones relacionadas,normativas, oficinas, secretarías, entes de control, la propia Ley 24240 en 1993, sulegitimación con la Reforma Constitucional en 1994 y su última actualización en 2008.

Sin embargo éstas se conjugaron con otras, disvaliosas,negativas, como la cultura de la especulación fecundada por los vaivenes de laseconomías inestables. Períodos de la patria como la década del noventa, al servicio dela individualidad, que endiosó el mercado, la extrema competencia proponiendo undesprecio hacia las formas de solidaridad y una sistemática destrucción de los valoresque al fin estalló en crisis y se exteriorizó bajo formas económicas que recordamos porel falso uno a uno, la destrucción de la industria, la desocupación, sin embargo lasheridas estuvieron dirigidas al tejido social, algunas hoy restañadas y otras aúnsangrantes como la exclusión y la marginación.

Acompañando este proceso se sumó lo que se dió en llamar losefectos no deseados de los planes de  desregulacióny privatización que aparecieron intempestivamente en nuestras vidas durante esos mismosaños, creando un marco de indefensión a los consumidores y usuarios de productos yservicios públicos y privados indispensables alguno para la vida misma, trasponiendolímites otrora insospechados como la posibilidad del corte de agua ante el no pago. UnEstado paternalista reemplazado en un golpe de mano por un estado ausente,  desidioso con los derechos sociales porque esosefectos no deseados   no podían ser efectosignorados para los hacedores de las políticas económicas y sociales de la época.

EL PRESENTE

Efectuado este repaso nos encontramos hoy, con nuestra sociedad de  mercado, una de cuyas características (paraalgunos su esencia), es la existencia de un marcado desequilibrio en la relación defuerzas existente entre el   público y lasempresas, a favor de estas últimas y en detrimento de los primeros, en cuanto los superaen capacidad económica, conocimientos técnicos y científicos, manejo de influencias ypoder de negociación.

Y es allí frente a esta asimetría cuando debe aparecer el Estado con todo supotencial, cumpliendo el mandato constitucional, alentando la lucha de las Asociaciones y   ejerciendo fuertemente su poder regulador,asegurando nuestras garantías, y por cierto evitando como decía Kennedy en su discursoque nos afecten las decisiones de nuestros proveedores, de nuestros prestadores públicosy privados.

También la sociedad, es decir, nosotros los consumidores, para coadyuvar, debemosreconocer la existencia de ese "efecto no deseado" del mercado: el consumismo ycontra él comenzar a luchar, evitando nos arrastre en su incesante búsqueda de una nuevasatisfacción producto de la frustración de lo existente, de lo que se tiene o se posee,sin importar las características de la frustración, hábitos de consumo inexplicablesdesde lo individual porque obedecen al imperio trascendente de la sociedad, que condena alos que resisten y que posee y contagia el deseo intenso por las cosas, cada vez masrápidamente perecederas.

La irracionalidad que propone la sociedad para nuestras relaciones de consumo no esotra cosa que la apuesta de la oferta por generar un impulso tan fuerte que supere laprudencia del análisis, al extremo que no haya razonamiento alguno que nos permitasiquiera vislumbrar lo engañoso de la promesa.

Mayor conocimiento, mayor informacion, mejor defensa es sin duda una frase absolutamente apropiada para la excelencia en el cumplimientodel rol de la Oficina Municipal del Consumidor que con reconocida vocación y altacapacitación de su personal pretende cada vez más fortaleza institucional y máscercanía, por esto, dos cuestiones pendientes y trascendentes nos desvelan: lograr lalegitimación activa y producir la descentralización en los Distritos Municipales. Laprimera es una herramienta legal que aporta mayores facultades coadyuvantes al finbuscado. En cuanto a la segunda, estamos convencidos como dice el poeta que "lejos no se ve" y buscamos así aproximarnos aún más a los problemas de la gente ennuestro rol fundamental que es la defensa de los intereses de todos, porque como se dijo, todos somos consumidores.

OFICINA MUNICIPAL DEL CONSUMIDOR


Dirección: Córdoba 852 ( 2000 - Rosario )
Teléfonos: (0341) 411-1801/02 - (0341) 411-1125
Línea Gratuita: 0800-666-8845
Correo Electrónico: oficinaconsumidor@concejorosario.gov.ar