24 mayo, 2022

En Producción se debatió el Programa Municipal de “Crédito Justo”

Fue en el marco del análisis de proyectos para modificar o reemplazar el Promufo que actualmente se destina a microemprendendores.

El martes 24 de mayo, concejalas y concejales de la comisión de Producción y Promoción del Empleo analizaron y debatieron el proyecto de ordenanza presentado por el bloque de Ciudad Futura que propone la creación del Programa Municipal de “Crédito Justo” para la Inclusión Financiera y el Fortalecimiento Productivo, cuyo objetivo es otorgar líneas de financiamiento a beneficiarios individuales y colectivos. Según se explicó, se propone que la norma reemplace al actual Promufo.

La reunión de Producción y Promoción del Empleo del 23 de mayo estuvo presidida por Silvana Teisa, de Todos Hacemos Rosario, e integrada también por Julia Irigoitia, del mismo bloque; Ciro Seisas, de Arriba Rosario; Caren Tepp, de Ciudad Futura; Susana Rueda, de Rosario Progresista; y Martín Rosúa, de UCR-Juntos por el Cambio.

Tepp, quien es autora del proyecto, argumentó sobre los alcances de la ordenanza que pretende fortalecer a aquellas unidades productivas individuales y colectivas, que se encuentran por fuera de los alcances del sistema financiero formal regulado por el Banco Central de la República Argentina.

Según explicó la concejala de Ciudad Futura, en la elaboración del proyecto se tomó en cuenta como antecedentes la ley nacional de microcrédito y la ordenanza que rige el Programa Municipal Básico de Formación, Asistencia Técnica y Financiamiento para emprendedores locales (Promufo), que el Concejo Municipal actualmente cogestiona junto a la Municipalidad. “Ambas normas se desarrollaron en el mismo año, pensando en aquellos sectores de la economía que quedaban por fuera del sistema formal”, apuntó.

En su exposición, Tepp planteó que, al tratarse de “una sola opción crediticia estandarizada” para el otorgamiento de microcréditos, el Promufo sea reemplazado por otra herramienta que diferencie distintos tipos de montos o fondos.

Entre ellos, se propone considerar cuatro unidades productivas: individual o de hogares, desarrollada por una sola persona o más que habitan en la misma vivienda; empresas de pequeña escala; colectivas autogestivas, que no cuentan con patrón y se manejan con toma de decisiones democráticas e integran un colectivo de personas que colaboran en la producción de bienes y servicios; y la cuarta, que es una asociación de unidades productivas que incluye fundaciones, asociaciones civiles y sociedades de hecho, que reúnan a más de una unidad productiva, sin fines de lucro, cuyo objeto sea la cooperación productiva.

“Planteamos que el rol del Concejo sea de control y monitoreo del programa pero no de ejecución”, expresó Tepp. Ese fue un punto que polemizaron Teisa e Irigoitia, quienes si bien evaluaron positivamente el proyecto, consideraron que el cuerpo no debe perder su potestad actual ni desligarse del programa.

Con respecto a las condiciones crediticias, los montos variarán según las unidades productivas, desde un mínimo de 6 salarios mínimos, vitales y móviles hasta un mínimo de 12.

También se refirió a las formas de financiamiento que incluirán fondos del propio municipio y de la Comisión Nacional de Microcrédito (Conami). Al respecto, Irigoitia señaló dudas sobre la inclusión de “promotores” una figura propuesta en el proyecto, y las asociaciones. Además, se refirió al “complejo tema de la morosidad” que deberá considerarse para garantizar el programa.

Al respecto de los promotores, Tepp explicó que se debe ampliar y descentralizar el equipo con el que en la actualidad se cuenta para el Promufo, para llevar el programa a los territorios de los distritos.

Si bien Rueda opinó a favor de vincular al Conami para sumar aportes del Estado nivel nacional, planteó dudas sobre como articular esos fondos con los de la Municipalidad.

Seisas informó que el municipio ha realizado gestiones ante el Conami para microcréditos locales aunque hasta el momento no obtuvo respuestas positivas de esa comisión.

A igual que sus pares consideró “buena” la propuesta y se comprometió a estudiarla en profundidad.