11 junio, 2018

“Este es otro intento de callarnos”

Así lo sostienen los ediles Schmuck y Gigliani, respecto a la nota presentada por taxistas en la que piden a la presidencia del Concejo sanciones disciplinarias para ellas.


Las concejalas María Eugenia Schmuck, del bloque Radical y María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular (IP), indican que así como hace un mes fue una carta documento el viernes pasado, 8 de junio, un grupo de taxistas ingresó una nota a través de la cual solicita a la presidencia del cuerpo sanciones disciplinarias para ellas.
Ante ello la edila Schmuck afirma que: “Es otro intento de callarnos. Piden al presidente del Concejo que se nos interpele por las manifestaciones que hemos realizado, así como que se tomen contra nosotras medidas disciplinarias” y acota que “esto no es solo una vulgar intimidación que confirma todo lo que veníamos diciendo, sino que también va contra la función de representación del Concejo Municipal de Rosario”.
Por su parte la concejala Gigliani asevera que: “Es muy serio y preocupante. Actúan como si fueran dueños de un espacio que es público, y quienes debieran garantizar, a través de controles, el cumplimiento de las normas que rigen el funcionamiento de estas paradas, o son burlados, o son insuficientes o existe connivencia. Y decimos esto, porque las situaciones de aprietes y amenazas se siguen sucediendo”.
En tanto la edila Schmuck plantea que “lo que llama la atención, o no, es que un día después de aprobar en el recinto un pedido de informes sobre los orígenes de esta supuesta cooperativa, y de reunirnos con el fiscal regional, Patricio Serjal, para evaluar conjuntamente el avance de la causa judicial, ingrese esta nota, un claro intento de silenciarnos”.
Mientras que la concejala Gigliani consigna que “nuevamente queremos aclarar que estas acciones no van a modificar nuestro compromiso, seguiremos aportando pruebas que acreditan que las paradas de taxis, ubicadas en la Terminal, no son ni públicas, ni libres”.
Por último la concejala Schmuck manifiesta que “actuamos de acuerdo a las facultades que nos competen como concejalas. No esperen de nosotros otra actitud más que la de seguir generando acciones para garantizar que en la Terminal de Ómnibus se cumpla la ley y se terminen los privilegios”.