14 mayo, 2018

Juan Alcaráz: “La situación ya no es alarmante, es desesperante”.

 

Los ediles que componen la comisión de Servicios  Públicos  recibieron a la Multisectorial contra los Tarifazos, estando la convocatoria presidida por el concejal Pablo Javkin.

En la oportunidad, los interlocutores de los legisladores locales Enrique Estévez y María Verónica Irizar, del bloque Socialista; Eduardo Toniolli,del Partido Justicialista;  Osvaldo Miatello, de Compromiso con Rosario;  Lisandro Zeno, del Partido Demócrata Progresista (PDP)  y Roberto Sukerman y Norma López, del Frente para la Victoria-PJ, junto al aludido Javkin, de la Coalición Cívica-ARI,  se comprometieron ante los dirigentes del la mencionada Multisectorial a dar a conocer una adhesión al pedido de retrotraer las tarifas  a noviembre de 2017,  a los efectos de que los ciudadanos residenciales y las pequeñas y medianas empresas (pymes) puedan  abonar las mismas.

El subsecretario nacional de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), Juan José Sisca hizo uso de la palabra en primer término, acompañado del presidente del Centro Unión Almaceneros,  Juan Milito, el exconcejal  Alfredo Curi y el abogado Juan Alcaráz, así como de numerosos  representantes de dichas entidades.

Sisca señaló que “el mercado interno está siendo agredido con el monto de las tarifas, debiendo sumar a ello a la población en su conjunto y a las devaluaciones que impactan”.

Como elementos coadyuvantes de la situación puntualizada, Sisca mencionó la “apertura  indiscriminada de las importaciones que afectan a las pymes en un 75 por ciento, no quedando fuera del contexto los trabajadores privados y el recesivo nivel de las exportaciones”.

“Es un combo explosivo al que se agregan las tarifas. Es por ello que les pedimos apoyo a los concejales teniendo en cuenta la media sanción lograda en la Cámara de Diputados. También pedimos que hagan el esfuerzo para que  salga en el Senado la aprobación correspondiente”, agregó Sisca.

Conceptos de Milito

A su turno, Milito  habló de la cuestión referida, pero desde la “sensibilidad social para poder cubrir necesidades básicas, a la vez que aprovechó para ejemplificar lo que sucede haciendo referencia al abismo al que se enfrenta una panificadora local que no puede pagar la luz”.

También hizo mención a la situación crítica de Metalcrom y de Laminados Rosario, que está pasando por una situación crítica, bordeando el cierre definitivo.

Por último, incursionó en la multiplicidad de casos de jubilados que no pueden  pagar la luz y les cortan el servicio, con lo que se afecta sensiblemente la calidad de vida de los rosarinos. “Es por eso que pedimos, entre otros motivos, la emergencia tarifaria. Si nos apoyan enaltecen aún más al Concejo”.

Palabras de Toniolli

El concejal Toniolli hizo mención a los dirigentes acerca  de las presentaciones que hizo su bloque  en la comisión con destino al Ejecutivo  y acto seguido,  la edila  López  expresó el acuerdo de su bloque  sobre la emergencia tarifaria.

López también  expresó la “necesidad de generar un espacio relacionado con las políticas fiscales, ya que la situación empeora y hoy empezaron a llegar lo recibos  en los que se incluye el pago por discapacidad y que figura en cero pesos. Estuvo de acuerdo con la declaración del Concejo, aunque hay que seguir trabajando”.

Sobre el transporte rosarino

Previamente a la cuestión antes explicitada, el presidente de la comisión respondió a declaraciones de los concejales Carlos Cardozo y Renata Ghilotti, de Cambiemos respecto a  los aportes que el gobierno nacional realiza al transporte urbano de pasajeros  de Rosario, los que “alcanzan a $ 1.466 millones y que  significan una rebaja de $8 pesos en el boleto y el 74% del total de los subsidios que recibe el transporte de la ciudad.

En torno a la temática Javkin puntualizó: “Dicen cuanto se destinó en un año, por no dicen cuanto se llevan”.

Seguidamente agregó: “Está por ejemplo el caso del combustible: Aproximadamente cinco o seis pesos de cada litro va al gobierno nacional. Eso implica una influencia del costo en el interior  y otro distinto en Buenos Aires. Ellos hablan de que vienen a Rosario  8 pesos. Hay que ver cuánto se llevan a Buenos  Aires. Seguro que más de esos 8 pesos. Lo que no dicen es que a la Capital van 14 pesos. Y esa es la discusión que tenemos desde hace muchos años. Es un impuesto nacional que pagamos todos los argentinos. Se recauda  y después no se distribuye en forma pareja, ya que  acá pagamos un boleto que es el doble del de Buenos Aires”.

El concejal  habló de derogar el impuesto a los combustibles  y acotó: “En este caso hay un impuesto nacional que se  recauda para eso y el Estado nacional ha dicho de esto nos retiramos, de la paritaria nos retiramos y del sistema del subsidio del transporte nos retiramos”.

“Venía, para ser justo, subiendo un poquitito en los últimos dos años  y ahora vuelve a la situación anterior” agregó Javkin.

“La perspectiva del aumento del dólar más la del aumento inflacionario  hace que además del costo que nos restan del subsidio suban todos los precios ligados  al transporte”, profundizó.

“Deberían, por el contrario, aumentar los subsidios  porque ellos recaudan por el valor del combustible  y el combustible está subiendo, por lo que deberían subir los subsidios”, recalcó.

La municipalización del servicio

Quien tuvo a su cargo la conducción de la reunión, al hacer mención a la postura de un bloque del Concejo sobre  la necesidad de analizar la municipalización del servicio del transporte urbano de pasajeros, Javkin dijo que “el problema de la municipalización del servicio es que los dos precios principales,  que son el combustible y los salarios,  no los fija el municipio. Si nosotros no sabemos cuánto subsidio vamos a recibir  y cuál va a ser el valor del combustible, así como el salario del chofer  el tema se convierte, todos los días en una bomba de tiempo. Rosario es el que más porcentaje tiene de subsidio y  es cierto que hay fallas en los operadores privados”.

Expresiones de Miatello

El concejal  Miatello, al reflejar su posición sobre el tema indicó: “El aumento de los choferes corresponde y hay que pagarlo. De todas maneras estamos esperando que la Intendencia envíe el estudio de costos, que estaría entrando esta semana, según me acaban de decir los concejales del oficialismo”

Agregó luego: “Sin ver esos números es imposible abocarse al tratamiento, debido a que este Concejo  le ha dado a la intendenta un mecanismo que tiene que ver con un aumento basado en la evolución del salario,  que es lo mismo que  se acaba de votar en Buenos Aires, por parte de la oposición y que en julio, con las novedades que se produzcan, habrá seguramente, un nuevo estudio de costos. El tema del transporte no tiene que ver con una cuestión de gestión sino de recursos De todas maneras, si el Ejecutivo no es capaz de solucionar  y poner en marcha la nueva concesión y se cae Rosario Bus  en agosto, que es el mes del final de la prórroga, creo que la municipalización es un escenario posible”.

“La Nación destinó  cerca de 1.500 millones en un año”

El comunicado de los concejales Cardozo y Ghilotti indica que el aporte de la Nación significa una rebaja de $8 pesos en el boleto y el 74% del total de los subsidios que recibe el transporte de la ciudad.

Según los números oficiales del Ministerio de Transporte de la Nación, la ciudad de Rosario recibió, en el periodo comprendido entre enero de 2017 y marzo de 2018,  un total de $1.466.887.660,93 en conceptos de subsidios nacionales, $ 985 millones en concepto de compensaciones complementarias para las provincias (CCP), $ 255 millones mediante SISTAU y $ 263 millones en materias de subsidios al gasoil, el cual se inyecta directamente a las empresas para que accedan a un precio diferencial y es afrontado en su totalidad con fondos del tesoro nacional.

“El monto que Nación aporta al boleto de los rosarinos aumentó y aumentará considerablemente con la implementación de la tarjeta Sube. Gracias a esta miles de rosarinos recibirán el subsidio directamente en sus bolsillos y abonarán solo la mitad del boleto”, sostuvo la concejal de Cambiemos, Renata Ghilotti quien agregó: “La llegada de la Sube no sólo impactará en los beneficiarios del 50% de descuento, sino que además servirá para bajar el valor del pasaje a todos los usuarios, `por lo que  hoy en día las franquicias que otorga la intendencia, por ejemplo para jubilados y pensionados, se solventan con el pago del resto de los pasajeros, con la tarjeta Sube. De esta será la Nación quien se hará cargo”.