SITIO EN CONSTRUCCION

Fuerte reclamo por la recuperación de los trenes metropolitanos

06/07/17 08:20

Pasadas las 17 y tras 6 horas y 40 minutos de debate concluyó la audiencia pública realizada con el objetivo de recuperar los servicios ferroviarios.

Aproximadamente 40 oradores se refirieron a la temática y fueron coincidentes en resaltar la importancia del sistema ferroviario ante el colapso de las rutas y el incesante incremento de los vehículos particulares.

Así y luego del panel que dio inicio a la audiencia expusieron:

Daniel Perazzo, funcionario que asistió en representación de la Comuna de Tortugas, realizó una reseña sobre lo que significó el desarrollo ferroviario para su pueblo a partir de 1866, ya que a partir de ese momento creció a nivel comercial y se hizo pujante. “En nuestra región, el tren generó fuentes de trabajo, acercó familias, unió inmigrantes y también embelleció a nuestros pueblos con sus estaciones”, expresó. También se refirió al desmantelamiento que el servicio sufrió durante los años noventa y rescató la doble vía proyectada a partir del servicio a Córdoba. “Con estos proyectos, para nosotros el tren vuelve a ser protagonista”, afirmó.

Pablo Cerra, apoderado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), se refirió al actual conflicto ferroviario que afecta a trabajadores de los talleres de Pérez. “Cuando pregunté cuál gobierno y sus metrópolis era el responsable de la promoción ferroviaria y me contestaron ‘el gobierno provincial´, me quedé más tranquilo. Sobre todo, cuando al asumir el presidente Mauricio Macri, quedó claro cuál iba a ser la política de desarrollo industrial”, apuntó el sindicalista. Luego se refirió a la situación de las 80 familias oriundas de Pérez cuyo futuro pende de un hilo: “Los trabajadores no entienden de cuestiones técnicas cuando tienen hambre”. El dirigente hizo un pedido a la clase política para que “no haga políticas partidarias sino políticas de Estado” y recordó que “Santa Fe, aún sin recursos, tiene voluntad para trabajar”.

Leonardo Rico, vicepresidente de la Asociación Civil “Tren para todos”, consideró que “el ferrocarril no tiene un plan maestro desde que se nacionalizó” y lo único que existe es un Plan Operativo Quinquenal (2015-2020) con un solo servicio Rosario- Rufino, tres servicios Rosario-Cañada de Gómez y otro de trocha angosta Rosario-Santa Fe.  “Esas son las promesas, esperamos que se cumplan”, desafió. En su intervención, se refirió a la ley provincial Nº 13.242, aludida en la audiencia y reclamó su reglamentación. A nivel local, cuestionó que “el Código Urbano no incluyó a Cabín 8 como área ferroviaria” y que en Rosario se están ocupando terrenos que deben recuperarse para un futuro desarrollo de las redes.

A continuación, Graciela Luisetti se expresó en representación de de la comisión de Urbanismo, del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, Distrito 2, Rosario. “Somos conscientes que debe desalentarse el uso de transporte particular, además de implementarse modos más seguros de movilidad a nivel ferroviario”, señaló. La especialista fue más allá al exigir a las autoridades “muestras de federalismo republicano”.

Ángel Ferrer, integrante de la Asociación Rosarina Amigos del Riel, recordó “las iniciativas que nunca se desarrollaron o que no tuvieron continuidad”, además del proceso de desmantelamiento de la red ferroviaria que se inició en 1976 con la privatización periférica y luego se profundizó en la década de los noventa. Ferrer consideró que, posteriormente a esa fecha, hubo proyectos de reactivación pero que no fueron apoyados por las autoridades locales y regionales. “El argumento era que los servicios de carga y transporte de pasajeros estaban cubiertos con el transporte automotor”, criticó y luego concluyó: “Hay que asumir la responsabilidad para reclamar la expansión y desarrollo ferroviario en Santa Fe. Con el marco de esta ley no hay excusas para que no pueda concretarse de una manera eficaz”.

Analía Bigoglio se expresó a la audiencia como ciudadana de Cañada de Gómez e interesada por la reactivación del tren, especialmente de los servicios que involucran a esa localidad. “Soy hija de ferroviarios y siempre recuerdo a ese medio de transporte seguro y confortable”, dijo e instó a las autoridades a que los servicios del tren metropolitano lleguen a la estación Rosario Central. “Sé que también existen negocios inmobiliarios que traen impedimentos para el desarrollo ferroviario en esta ciudad pero hay cosas que igual se pueden hacer”, reconoció y luego convocó a para que “no solo se discutan estas cuestiones en el momento político”.

Javier Moreno, militante del partido Generación para un Encuentro Nacional (GEN) de Villa Gobernador Gálvez, puso en debate algunas propuestas concretas para su ciudad como la creación de nuevos pasos a nivel. “Todo el sistema de trenes pasará por Villa Diego y esperamos que la ciudad reciba algo a cambio”, afirmó y luego consideró “la necesidad de poner los pies sobre la tierra y avanzar de abajo hacia arriba”, en sintonía con Raúl Mallo, quien lo antecedió en el uso de la palabra. También reclamó servicios de la estación Pueblo Nuevo a Rosario Sur –proyecto anunciado por el gobierno anterior– e insistió con la conclusión de las obras para la red Rosario-Buenos Aires. “Tienen que terminarse porque el servicio es viable”, cerró.   

Daniel Naporichi habló a la audiencia como representante del Consejo de Coordinación y Participación de Políticas Públicas Indígenas de Rosario. El integrante de los pueblos originarios aludió especialmente a la historia inmigratoria de la comunidad Qom en la ciudad, que originalmente arribó en trenes de cargas y luego de pasajeros, en las distintas corrientes inmigratorias que se sucedieron desde el Chaco a Rosario. “También es importante la recuperación de trenes metropolitanos en algunas ciudades como Sáenz Peña, ya que sólo están previstos para Resistencia”, señaló y luego reclamó que “cuando se habla de redes ferroviarias siempre se piensa en conexiones con Buenos Aires y también se debe pensar en un modelo que integre a otras provincias entre sí”.

Juan Marcos Aviano, del Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria, cuestionó también la falta de decisiones políticas. “Los usuarios tienen muchas alternativas para llegar a Rosario, pero les falta el tren, del que conocemos sus ventajas”, afirmó. Frente a la audiencia propuso “generar una empresa que ejecute los servicios con participación del Estado, de los municipios y comunas, y del sector privado que también está interesado”. Y alentó para que las gestiones “pasen del papel y se transformen en realidades”.

Sebastián Beas, miembro de la Asociación Bomberos Voluntarios de Pérez e integrante del Ferro Club Centra Argentino de dicha ciudad, rememoró cuando en esa localidad, el 18 de julio de 1950, una movilización de trabajadores ferroviarios impidió que la Argentina entre en guerra. También se refirió a la reciente tragedia vial protagonizada por la empresa Monticas, momento en el que participó en los equipos de salvataje. “Lo que ocurrió fue el resultado de malas políticas”, cuestionó. Luego se refirió a la pueblada que se realizó en Pérez en 2001 y que permitió salvar del desmantelamiento a la locomotora a vapor “La Emperatriz” además de la recuperación de otras máquinas a vapor, vagones, una grúa y demás estructuras ferroviarias que se prevén utilizar con fines turísticos.

Mariana Monge participó de la audiencia como ex directora de la Unidad Especial de Gestión Ferroviaria provincial. “Ferrocarril implica desarrollo. Nuestros primeros pueblos nacieron a partir del ferrocarril y sus puertos. Luego la masividad del automóvil nos hizo cambiar aquellos modos de movilidad en que todo estaba más o menos organizado, y fuimos para atrás”, argumentó. También señaló que “la decadencia del ferrocarril generó grandes bolsones de pobreza en los espacios adonde hubo desmantelamientos, lo que muestra la lejanía del gobierno nacional de las realidades locales, ya que los terrenos ferroviarios pertenecen al gobierno central”, dijo para luego proponer “una vuelta a los procesos de desarrollo urbano virtuosos”. Con respecto a la ley provincial discutida en la jornada, consideró que la norma no otorga a Santa Fe la responsabilidad de hacerse cargo del desarrollo ferroviario, sino de trabajar en forma conjunta con la Nación y reclamar que cumpla con sus obligaciones.

El concejal Carlos Comi, de la Coalición Cívica-ARI, afirmó que “esto (las inexistentes o malas gestiones ferroviarias) son un gran fracaso de la política”. Recordó que hace 40 años, en plena dictadura cívico militar, se sacaron los servicios urbanos que conectaban a Rosario y otras localidades de la región. “Pero luego no se restituyeron e inclusive en los años noventa, cuando se destrozó el Estado, se terminó desmantelando la red ferroviaria”, fundamentó. Además de aludir al reciente accidente de Monticas, mostró preocupación por lo que ocurrirá en el corto plazo en la zona de accesos a la ciudad porque “el tiempo se agotó y se deben encontrar soluciones de fondo”. Hacia el final, sostuvo que “es un problema de decisión política, pero también de federalismo y de fondos”, ya que siempre se terminan concentrando en Buenos Aires y en tal sentido aludió a la proyectada estación central que se contempla realizar bajo el Obelisco porteño, con un presupuesto hasta el 2023 de 15.000 millones de dólares.

Ignacio Leishner, militante del Movimiento Evita de Funes, dijo que “los vecinos vienen levantando las banderas de los trenes metropolitanos”. Consideró que esa localidad “está sumida en una crisis de transporte público” y reclamó que “el tren vuelva a circular”. Y luego señaló: “Hay que salir del actual círculo vicioso. Y creemos que la buena voluntad de los gobiernos provincial y nacional permitirán que el tren deje de ser una utopía y se pueda concretar”.

  

Luego hizo uso de la palabra el ex concejal Fernando Rosúa, también integrante de la Fundación Igualar, quien afirmó: “Las decisiones políticas no llegan solas, se construyen, por eso no podemos quedarnos a esperarlas. La cuestión es cómo vamos organizando las acciones y las iniciativas sociales para llegar a la decisión política”. También marcó algunas diferencias con las políticas públicas de Rosario con respecto al desarrollo del tren como medio de transporte metropolitano. Por último, propuso que en todos los presupuestos, incluidos los locales, se agreguen partidas presupuestarias destinadas a ese medio de movilidad.

Las intervenciones de la tarde

Tras un breve receso y a partir de las 14, la audiencia pública continuó con la intervención de Maximiliano Maldonado, de la ciudad de Funes, al defender la importancia de los trenes metropolitanos, dijo que “en los últimos 30 años las calles y rutas están atestadas y un viaje del pueblo a Rosario es de una hora y media y si estamos en la garita 18, 20 minutos más”. Afirmó que “Argentina y nuestro pueblo crecieron con el ferrocarril” para asevera que “el accidente del Monticas es la tragedia de Once de los santafesinos” y acotar que “se reemplazó a Monticas por Bermúdez”. Pidió finalmente que “de una vez por todas llevemos la voz cantante para que tengamos los trenes metropolitanos”.

Fue luego el turno del ex concejal Roberto Sukerman, quien tras felicitar la idea de realizar la audiencia, reclamó una “clara decisión política de recuperarlos”. Recordó que “Rosario tiene casi la misma cantidad de kilómetros cuadrados que la Capital Federal y si bien no tenemos la misma densidad de población que el Gran Buenos Aires, hay una gran afluencia de personas que van y vienen”, al defender la necesidad de restablecer los trenes de cercanía. Agregó a ello la situación producida en los últimos años “cuando la ciudad ha expulsado a miles de rosarinos que fueron a vivir a localidades cercanas y también se expulsaron industrias, pero sus trabajadores viven en Rosario”. De igual modo consideró que “la inversión no es descomunal” para la reactivación e insistió en la “voluntad política de acompañar” el reclamo.

Alejo Iztegui, del Partido Confederal de Pérez, en el Frente Social y Popular, aludió a la situación de los trabajadores de los talleres ferroviarios de Pérez y marcó que se había presentado un proyecto para declarar a los terrenos que ocupan los mismos sujetos a expropiación. “El Estado tiene que hacerse cargo” enfatizó. En tanto mencionó que “hoy para salir de la ciudad se tardan 30 minutos y una hora para llegar a Rosario. En su momento, con los trenes, eran 29 minutos desde Rosario Central a Pérez”.

Pablo Di Tomaso, representó a la Municipalidad de Cañada de Gómez y a su intendenta Stella Clérici, evocó que a principios del siglo pasado en dicha ciudad había 1.000 empleados en talleres y estaciones ferroviarias, “hoy hay dos veces por semana trenes que hacen Buenos Aires-Córdoba y Córdoba-Buenos Aires, pero hay sólo 15 lugares disponibles”. Destacó que “150 años después venimos a reclamar el resurgimiento del transporte ferroviario”, para indicar que al presente 300 jóvenes de Cañada estudian en Rosario y al remarcar la necesidad de recuperar los servicios, dijo que actualmente la estación ferroviaria es una escuela de arte y las casas de los jefes son los museos de arte, ferroviario e histórico.

En tanto, Marcelo Tessi, de la Asociación Civil “Tren para todos” marcó que la recuperación de los trenes “es un mandato del pueblo de Rosario y de Santa Fe”. Aseveró que “no fue cierto jamás” que los ferrocarriles perdieran “un millón de dólares por día” y consignó que la recuperación “es una reparación histórica para todas las personas que usaron el ferrocarril”.

El director de la Escuela Técnica “Maquinista Gallini”, Eduardo Della Pasqua, en una emocionada intervención, mencionó que la institución forma maquinistas ferroviarios desde 1913y destacó que “depende de La Fraternidad”. Explicó la tarea de capacitación del personal de conducción y “el amor al ferrocarril” que se les inculca. Por otra parte consignó que “el 18 de diciembre de 1977 se dio el tiro de gracia a los ferrocarriles”. Precisó que “nosotros sentimos la locomotora como parte de la casa” y cerró con un fragmento de un tema de Jairo: “Cuando se acaben las vías, tendrán que leer los diarios, yo no pienso recular, palabra de ferroviario”.

A continuación el titular de la Vecinal Empalme Graneros, el ex concejal Osvaldo Ortolani, destacó la labor de la Escuela “Gallini” y dijo que “hablar de la historia de los ferrocarriles es hablar de la historia de la patria”. Indicó que “los ingleses no se fueron del todo -después de las invasiones- se quedaron y manejaron los negocios, como el ferrocarril” para resaltar que todo convergía hacia Buenos Aires. Finalmente relacionó el individualismo con los autos y dijo que “tiene que terminar”, para resaltar la necesidad de recuperar los ferrocarriles.

Por el Partido del Progreso Social (PPS) expuso el ex concejal Alfredo Curi, quien rindió homenaje a los trabajadores ferroviarios despedidos como consecuencia del Plan Larkin, en los años '60 y recordó que su padre que integraba la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles (Apedefa) fue despedido el 1º de julio de 1977, durante la dictadura militar. Consideró “una impostergable necesidad restituir los trenes metropolitanos” y lo mencionó como “un tema de estado” por lo que estimó que “la Bolsa de Comercio, las entidades profesionales y empresarias, la CGT, las organizaciones no gubernamentales tienen que sumar para volver a los trenes. Hay que hacer un lobby muy fuerte”. Memoró por último que durante los 5 años del secundario y dado que vivía en Pérez, tomaba el tren hasta la estación Rosario Central y estaba en 27, 28 minutos.

Rolando Maggi, de la Asociación Rosarina Amigos del Riel y director del Museo Ferroviario, proyectó imágenes de la historia de los ferrocarriles en la ciudad, que incluían entre otras a la estación Rosario Central o al coche de Materfer que en 1989 y durante un par de meses realizó el recorrido desde la estación de Corrientes y Wheelwright a las proximidades de la Estación Fluvial, tras recorrer toda la ciudad. “Nosotros venimos reclamando esto desde siempre. Sabemos que no hay desarrollo sin ferrocarril. Esta es una deuda de la democracia, una herida que no sana y seguimos acumulando muertos en las rutas”.

Eduardo Cano, de Ferrocoopa Limitada de Punta Alta, pidió por la reactivación de otro servicio que también fue histórico, Rosario-Puerto Belgrano, que recordó llegaba también a Bahía Blanca y al puerto de Ingeniero White, destacó el estado de las vías, hizo mención a denuncias que desde la cooperativa que integra realizaron ante el levantamiento de vías y la inhabilitación de puentes sobre cursos de agua, luego repuestos. También consideró que es factible la recuperación de los talleres ferroviarios de Pérez.

La vicepresidenta segunda del Concejo, Caren Tepp, de Ciudad Futura, felicitó la iniciativa del edil Toniolli y también la tarea respecto al tema del concejal Comi. Calificó a la jornada como “muy rica y muy interesante. Estimó como “una excelente iniciativa la reactivación de los trenes”, pero planteó la necesidad de analizar toda la temática de las ciudades ante los desequilibrios territoriales y en tal sentido se preguntó: “¿Cuál es el modelo de desarrollo territorial?”.

Por su parte el periodista y apasionado defensor de los ferrocarriles, Jorge Ferrari, sostuvo que “en 1977, cuando la dictadura militar decidió cerrar los servicios de trenes de pasajeros que partían de Rosario Central, esa histórica y emblemática estación casi céntrica de la ciudad, no fue casualidad. Fue un verdadero trabajo planificado que contó con la ayuda de incipientes empresarios del transporte automotor de pasajeros provincial”. Recordó el intentó en los primeros años de la democracia de reponer los servicios, anunciado por Miguel Espósito, iniciativa que no prosperó por “mezquindades políticas”. Evocó también el coche motor de Materfer, “El Pitufo”, que prestó servicios en 1989. Sostuvo finalmente: “Hagamos realidad lo que los europeos viven a diario: movilizarse en tren de pasajeros para ir al trabajo, a los estudios, a lo que sea, pero siempre en ferrocarril”.

El presidente de la Asociación Casco Histórica Rosario, Fabio Acosta, mencionó el “cuello de botella” que significa el tránsito en la ciudad. Reclamó que “la decisión política tiene que salir del gobernador” para reponer los trenes metropolitanos y pidió un “compromiso de todos los presentes para ir a Buenos Aires” para reclamar.

Luis Balzaretti, de la Asociación Ferroviaria “El Tren”, de Cañada de Gómez, dijo que era “quinta generación de ferroviarios” para mencionar que al ferrocarril “lo llevo en el alma”. Recordó la “gran base ferroviaria que fue Cañada de Gómez” y dijo que los cañadenses “vienen al cine, veníamos a los juegos del parque de la Independencia” para sostener que “sufrimos en carne propia” la falta del servicio. Sostuvo la necesidad de “recuperar y volver a aquellos años en que el ferrocarril era imprescindible”, cuando se podía hacer el recorrido entre Cañada y Rosario “en una hora 10 minutos o una hora, 20 minutos”. “No perdamos más el tren, no perdamos más lo que teníamos”, dijo finalmente.

Por el Foro Regional Rosario expuso Santiago Tazzioli, quien consideró que “no hay que pensar cuanto le va a costar, sino cuanto le va a costar a la ciudad no tenerlo” al transporte ferroviario, en el marco de “un sistema integrado de movilidad”. Indicó también que debería establecerse un “ente regional supramunicipal” para trabajar en la temática.

Daniel Orayen, del Centro de Estudios Urbanos, recordó los viajes que realizó en su juventud en los trenes de cercanía, a Cañada de Gómez, a Pérez, a Fisherton, entre otros lugares, al reclamar por el retorno de los mismos. De igual modo planteó los problemas que podrían ocurrir dado que al menos en uno de los corredores el concesionario de las vías es Nuevo Central Argentino (NCA) y se preguntó cómo sería la coordinación entre los trenes de carga, que en épocas de cosecha los estimó en 15 ó 20 servicios diarios, con los trenes de pasajeros. Reivindicó también la importancia de la estación Rosario Central.

A su turno Gustavo Machó Vidal, de Armstrong, transmitió el apoyo del senador del departamento Belgrano, Guillermo Cornaglia a la iniciativa y comparó los tiempos de viaje en tren y en ómnibus desde dicha ciudad santafesina a Rosario.

Carlos Flores, de la ciudad de Santa Fe, realizó un detallado análisis sobre la posibilidad de los trenes entre Rosario y la capital provincial, planteó alternativas sobre la llegada a la ciudad de Santa Fe, dado que la tradicional estación del bulevar Gálvez, hoy no está operable, pero sí la del Ferrocarril Mitre y aludió al crecimiento como lugar de residencia permanente de Santo Tomé y Sauce Viejo, para plantear la alternativa de trenes metropolitanos, igualmente para el Gran Santa Fe. En cuanto a Rosario igualmente lo planteó como posibilidad para conectar la ciudad con Granadero Baigorria.

En su intervención Carlos Helguera, de la Asociación Civil “Tren para Todos”, exhibió gráficos, estudios y planos de diversos estudios y trabajos que se realizaron en diferentes momentos, siempre con el objetivo de mejorar la conectividad ferroviaria de la ciudad. Recordó cuando se sacó el paso a nivel de avenida San Martín entre bulevar 27 de Febrero y Gálvez, con la consiguiente drástica reducción de los trenes de pasajeros del Ferrocarril Belgrano y entre otros detalles evocó que en su momento se había planificado una estación única para la ciudad en la manzana comprendida por avenida Francia, San Juan, Vera Mujica y Mendoza.

Gustavo Ramírez, de Rosario, reclamó la necesidad “de los trenes metropolitanos a como dé lugar” y mencionó la tarea que realizan con varios interesados en la temática para concientizar sobre la importancia de los trenes regionales.

La periodista Mariángeles Martínez, de Carcarañá, mencionó que el Concejo Deliberante de la referida ciudad aprobó una declaración en la que se reclama “la puesta en vigencia de la ley” de los trenes metropolitanos. Anticipó la realización de tareas de acción cultural para promover el tema.

La extensa lista de oradores la cerró Hugo Milito, de la Asociación Civil “Tren para Todos”, quien enfatizó que “el tren tiene que ser público y estatal” y sostuvo que “los porteños siguen teniendo la zanja de Alsina, que es la avenida General Paz”. Consideró que “por primera vez y por necesidad hay un reclamo importante para resolver este tema”. Se preguntó “de qué lado va a estar el gobernador” y pidió “constituir un ente fuerte con los usuarios”. Finalmente dijo que “plata hay” y consignó que “se puede gravar a las cerealeras que no tributan”.

Cabe precisar que asistieron, entre otros a la audiencia los ex concejales Alberto Cortés y Laura Bertotto de Weskamp y el subsecretario de Transporte y Movilidad municipal, Arnold Curátolo.

Descargar noticia en pdf:

Descargar PDF