SITIO EN CONSTRUCCION

El Bosque de la Memoria, un lugar de fortalecimiento de vínculos

16/09/14 12:55

La Asociación Amigos Bosque de la Memoria entregó a la comisión de Derechos Humanos un anteproyecto del referido espacio público, para lograr que sea un lugar de encuentro y de fortalecimiento de vínculos.

La concejala María Eugenia Schmuck se comprometió, junto a los ediles María Fernanda Gigliani, presidenta del bloque Iniciativa Popular y Manuel Sciutto, del socialismo, a lograr la recaratulación del expediente para que el mismo sea derivado en el menor lapso posible, a la comisión de Planeamiento y DD.HH.

Vale apuntar que el Bosque de la Memoria fue creado por ordenanza 6.644/98, a iniciativa del ex concejal Arturo Gandolla, a pedido de la Comisión de Ex Presos Políticos, existente en esos años.

La propuesta fue aprobada en forma unánime y se le dio el destino del Parque Scalabrini Ortiz, concretándose la primera plantación de 10 árboles el 10 de diciembre de 1998, a las que se sumaron los 24 de marzo de cada año sucesivas plantaciones arbóreas.

Es así que un grupo de personas interesadas en el cuidado permanente del espacio y movilizados por el sentir de familiares y sobrevivientes deseosos de que su esencia pueda ser compartida por la ciudadanía y por visitantes, formaron una asociación con el objetivo de preservar y mantener la memoria colectiva, homenajeando a hombres y mujeres comprometidos con una sociedad más justa, quienes sufrieron la violencia del terrorismo de Estado.

Propuesta

Los componentes de la asociación señalada entienden que el bosque debe ser pensado con recorridos simbólicos, de reflexión, con un contenido que exprese el espíritu de la ordenanza, donde los elementos impacten al paseante por lo que dicen, por cómo son y por lo que representan.

Se busca, además, que el bosque entregue un mensaje de reflexión, de que cada especie de árboles sea una presencia de vida, donde la memoria jamás deje de florecer y a la vez rescate la identidad social y el derecho a no olvidar.

El bosque tiene una extensión de 324 metros y un ancho de 4,50 metros similar a una vereda de la ciudad de Rosario. Es un recorrido orientado de este a oeste, rodeado de arbustos y árboles donde se ubican 27 frases, esto es 27 derechos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que se pueden leer en los bancos ubicados en la cinta.

Es, en definitiva, un lazo zigzagueante que se adapta al terreno. Los bancos que se coloquen tienen en el proyecto un ordenamiento y distancia regular que expresa el concepto de igualdad de derechos, ya que todos tienen la misma importancia. Son independientes y están relacionados entre sí, ordenados de oeste a este, en sentido de la lectura de los derechos y en un orden preciso

Las bandas de verdes, en conjunto con la Cinta de los Derechos, se presentan formando una red, constituida por vegetación de baja altura , ya sean arbustos y plantas. Se propone plantar allí especies adaptables a nuestro régimen d e lluvias, con una red de intersticios que servirán como lugares de referencia que se establezcan en la memoria colectiva. Así se establecen lugares definidos para la realización de futuras intervenciones artísticas y culturales.

Se establecerá un “cansa niño”. Se trata de un mojón de memoria. Escaleras colocadas laberínticamente para deleite de los niños y adultos provocando a la imaginación y movilizando los sentimientos de encontrar en cada peldaño el nombre de los ausentes y en cada descanso una frase de lectura inmediata

Por último, cabe apuntar que habrá bebederos y puntos de agua, así como áreas de plantación de árboles

Descargar noticia en pdf:

Descargar PDF