11 febrero, 2020

Proponen la creación de un Apiario Municipal en el Bosque de los Constituyentes

Plantea la edila María Luz Olazagoitía, de Ciudad Futura-FSP, tal iniciativa para contribuir “a través de la reserva de las abejas al cuidado del medio ambiente, de los ecosistemas locales, de la biodiversidad y de la sostenibilidad del planeta”.

Propicia la concejala Olazagoitía que el apiario se denomine “Eva Crane” y plantea su ubicación en el Bosque de los Constituyentes, en el distrito noroeste, dado que tal espacio presenta características que facilitan su instalación y el cumplimiento de la ley provincial Nº 13.870, puesto que se trata de un predio de 300 hectáreas, con lo que el apiario puede estar a 500 metros de cualquier espacio urbano.

Considera asimismo la edila de CF-FSP que implicaría un beneficio para el entorno del Bosque, “rico en biodiversidad que alberga distintas especies de árboles y plantas”.

Respecto al nombre propuesto precisa que Eva Crane fue la investigadora más importante del siglo XX de las abejas y la apicultura, se convirtió en la mayor experta mundial en el tema y en una gran divulgadora que enseñó principios de apicultura a gobiernos, organizaciones no gubernamentales, apicultores y granjeros en todo el planeta.

La concejala Olazagoitía menciona que “las abejas no son un vector ni una plaga, sino que son una especie sumamente importante para la vida en el planeta, ya que garantizan la biodiversidad vegetal por medio de la polinización cruzada, siendo casi un tercio de la alimentación que consumimos diariamente producto de la polinización de abejas y el Estado municipal debe contribuir al cuidado del medio ambiente, de la biodiversidad y de la sostenibilidad del planeta”.

En el proyecto se consigna que la polinización es un proceso fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, esencial para la producción y reproducción de muchos cultivos y plantas silvestres. Los polinizadores no sólo contribuyen directamente a la seguridad alimentaria, sino que además son indispensables para conservar la biodiversidad. Asimismo sirven para alertarnos sobre los nuevos riesgos ambientales, indicando la salud de los ecosistemas locales.