16 octubre, 2019

Taxistas solicitaron un incremento en la tarifa del veinte por ciento

La comisión de Servicios Públicos mantuvo reuniones con representantes de tres entidades.

La vicepresidenta de dicha comisión –a cargo de la presidencia-, Renata Ghilotti, de Cambiemos,  luego de los encuentros mantenidos indicó: “En primera instancia recibimos a los Jubilados en Lucha, quienes vinieron a plantear un cambio en la ordenanza relativa a los requisitos para la obtención de franquicias, a los efectos de flexibilizarla”.

“Es un reclamo que vienen haciendo desde hace varios meses y actualmente lo están reiterando en un contexto político de transición de los gobiernos, tanto local como provincial, razón por la cual se complica la posibilidad de acuerdo para avanzar”, agregó la concejala.

“Entiendo que hay una dificultad  económica que afecta al sector de los jubilados, la que entendemos, por lo cual, el próximo año, deberemos tratar en profundidad los problemas del sector para hallar un canal de flexibilización”, puntualizó Ghilotti.

“Luego recibimos al Sindicato de Conductores de Taxis. Ellos reclamaron la posibilidad de que sean más severos  los controles de  los servicios ilegales  y con los atinentes a las aplicaciones de los servicios públicos” refirió la edila.

“Por ultimo dialogamos con dirigentes de las cámaras de taxistas  y referentes del sindicato, quienes pidieron  un incremento en la tarifa de taxis del 20 por ciento”, subrayó la vicepresidenta de la comisión.

“Recién ingresó al Concejo el pedido formal y ahora restará analizarlo en los bloques para ver cuál, hay que lograr un consenso. En principio, el reclamo es razonable  y ahora lo que deberemos evaluar es cuanto afecta esto en el bolsillo del usuario”, recalcó la concejala.

“En nuestro bloque siempre hemos remarcado que hay una situación atendible por los costos disparados por los ítems que se utilizan en los servicios y por los costos que representan los trabajadores. Es por ello que analizaremos la situación en el seno de los bloques para resolverlo lo antes posible”, concluyó Ghilotti.

Del concejal Toniolli

El edil Eduardo Toniolli, del bloque Partido Justicialista, y componente de la comisión, a su turno, señaló que “El pedido de los taxistas no es nuevo. Cuando discutimos, hace varios meses, el último incremento de taxis y remises, quedó el compromiso de discutir el tema a partir del mes de diciembre próximo”.

“Está claro que los taxistas estuvieron aguantando sobre sus espaldas la situación económica que vive el país con el alza de los insumos y ahora vienen, entiendo con toda razón, a formular el reclamo para volver a discutir  la tarifa”, argumentó Toniolli.

“Nosotros tenemos una posición histórica y clara: lamentablemente el servicio deficiente que venimos analizando desde el Observatorio Social del Transporte, hace que para muchos rosarinos el taxi termina siendo casi de primera necesidad”, agregó el concejal.

“Los que tienen actividades nocturnas, se ven impelidos a utilizar el servicio del taxis y remise porque cubre el déficit del  transporte urbano de pasajeros. Se pasó de ser considerado un servicio vip a uno de todos los días  y es por ello que hay que buscar el equilibrio para el usuario, el taxista y  el remisero”, agregó el edil del bloque del PJ.

Toniolli dejó claro que “en el Concejo  no tenemos aún ningún estudio de costo pero entendemos que el que aparezca estará desfasado en un alto porcentaje, mayor al 20% que se nos solicita, pero deberemos sentarnos a analizar minuciosamente la cuestión, a la espera de que el Ente envíe algún estudio”.

“Lo que sí es evidente, indicó Toniolli, que nosotros tampoco podemos ser irresponsables, ni la bancada de Cambiemos, que suele jugar a las escondidas con este  tema en particular.  Hay una responsabilidad primaria  ante la situación económica que deviene de las políticas del gobierno nacional, por lo que no pueden hacerse los zonzos”, recalcó el edil.

“Todos los momentos de transición tienen sus dificultades, aunque no podemos admitir la aplicación del piloto automático para no atender reclamos  por falta de definiciones. En ese sentido estamos como rueda de auxilio intentando, haciéndonos cargo de los reclamos que aparecen  para dárselas a conocer a las autoridades competentes hasta el 10 de diciembre”, concluyó Toniolli.

Las peticiones recibidas

Juan Manuel Isola, Santiago Arrieta y Mercedes Sosa, al inicio de la reunión con los Jubilados en Lucha plantearon a los referidos concejales, -a los que acompañaron Verónica Irizar, por el bloque Socialista y Osvaldo Miatello, por Compromiso con Rosario-, las dificultades “cada día más acentuadas, por perder derechos. Entre ellas la de transportarnos, debido al requisito de cobrar el equivalente a  dos jubilaciones mínimas. A esta altura nos quedamos cortos. Es evidente que se deben revisar las condiciones, ya que hay jubilados que no pueden atender su salud, en razón de tener que pagar el colectivo y por ello no concurren a los efectores”.

Sosa fue quien recaló con fuerza en la necesidad de que “se hagan gestiones para que en Rosario se instalen oficinas que recepcionan reclamos por la tarjeta Sube. Tenemos que ir a otras localidades como Villa Constitución y San Nicolás para que atiendan nuestros problemas”.

Isola, a su turno, con énfasis, hizo saber a sus interlocutores que “como hay empleados a los que no les alcanzan los aportes por ser despedidos y quedarse sin jubilación, no pueden atenderse por sus problemas de salud debidamente e, incluso, a los jubilados les sacaron la entrega de pañales”.

Arrieta, bregó por que los concejales gestionen ante quien corresponda, “las estadísticas respecto de ingresos al casino, ya que hay valores económicos de por medio que deben ser ingresados al municipio y los mismos podrían ser derivados a la atención de la problemática de los jubilados rosarinos”.

Admitió Arrieta que hubo un diálogo con el concejal e intendente electo, Pablo Javkin, de Creo, al que le hicieron saber que “hay una cuestión humanitaria  por medio, ya que con las jubilaciones que cobramos es inviable vivir dignamente”.

En el final del cónclave, se resolvió la convocatoria a una nueva reunión para dar respuestas a los enviados de los Jubilados en Lucha.

Registro de apps

Leonardo De Palma y Leonardo Zanni, secretario adjunto y secretario de actas, respectivamente del Sindicato de Conductores de Taxi, accedieron a la reunión con los concejales  para solicitarles, ante el advenimiento masivo de aplicaciones de apps, la creación de un registro.

De Palma y Zanni indicaron que han detectado que ciertas aplicaciones promueven actividades ilícitas que causan perjuicio al usuario, como por ejemplo ofrecer traslados de personas sin contar con el seguro obligatorio o utilizar canales de publicidad dentro de otras apps inscriptas.

Pidieron sanciones y la creación del registro para evitar clausulas abusivas y que la Intendencia evalúe las cláusulas de las inscriptas, sancionando en caso que corresponda y haciendo lo propio con aquellas que no se inscriban.

Pedido de aumento

Por último fueron recibidos Mario Cesca, Claudio Bendini, Rogelio Masa y Marcelo Diaz, quienes hicieron hincapié en la necesidad imperiosa de decidir un pedido de aumento para el servicio de taxis, que “como mínimo debería rondar el veinte por ciento”.

Diaz, de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis (Catiltar) destacó, al comenzar dicha reunión, los valores existentes a julio pasado y los que corresponderían si se aplicara lo peticionado, tanto para el horario diurno como para el nocturno, a partir –de ser factible-, del 1º de noviembre próximo, si se llega a un acuerdo en los bloques.

Cesca, presidente de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti),  especificó que “es evidente que no se pueden trasladar los valores reales que corresponderían, ya que de hacerlo resultaría inviable mantener el sistema. Es por ello, a pesar de que la diferencia entre costo real y el valor a otorgar es muy importante, con el 20 por ciento, al menos,  la situación no se transformaría en algo caótico e insostenible”.

El dirigente especificó que “en casos puntuales el mantenimiento del vehículo sale más caro que comprar un coche nuevo y si seguimos en este camino vamos a la bancarrota del sistema”.

“Si sigue incrementándose la tasa de transferencia, los valores tenderían a caerse”, agregó e indicó: “El desfasaje es de 100 por ciento y sólo pedimos el 20”. Por eso hacemos convenios con bancos”, indicó Marcelo Diaz.

En el final de la reunión, se habló sobre la necesidad de que se extienda el límite de antigüedad de las unidades “ya que renovarlas es casi imposible”.