11 abril, 2019

Ediles y trabajadores de uno de los DAT dieron a conocer grave denuncia

Ediles y representantes de gremios de nuestro medio  denunciaron pormenores de un episodio de abuso sexual  en perjuicio de una adolescente alojada en uno de los denominados Dispositivo de Alojamiento Transitorio, ubicado en Virasoro al 1900.

Asimismo, se hizo referencia a la posterior persecución que sufren los trabajadores de dicho Dispositivo, tras cumplir con su obligación de denunciar los hechos ocurridos.

Emiliano Calcagno fue el encargado de explicitar lo sucedido, estando acompañado por las edilas Marina Magnani, de Unidad Ciudadana; Celeste Lepratti, del Frente Social y Popular;  Norma López, del Frente para la Victoria-PJ, y  Caren Tepp, Jesica Pelegrini y Juan Monteverde, de Ciudad Futura,  así como por representantes de entidades  tales como Sadop, Colegio de Psicólogos y  ATE y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, entre otros, así como por “acompañantes” del Consejo de la Niñez y trabajadores  de la institución involucrada, preocupados por el hecho sucedido.

Conceptos de Calcagno

Al referir lo sucedido, Calcagno indicó que el mencionado DAT “es un lugar  tercerizado de la Secretaría de Niñez Adolescencia y Familia. Hay en nuestra ciudad otros similares, pertenecientes a  la estructura del Estado provincial que trabajan en función de la firma de un convenio. Son dispositivos muy irregulares donde se alojan niñas, niños y adolescentes”.

“En el DAT de Virasoro al 1924 se produjo una situación grave y preocupante,  generada por uno de los trabajadores que vulneró los derechos de una menor de 17 años”, continuó explicando Calcagno, quien al ampliar sus conceptos apuntó:”Estamos hablando de un abuso sexual y de presiones psicológicas, así como de manipulaciones para hacer callar la voz de la menor agredida, quien,  por lo que pudo contar, el ataque no se produjo una sola vez. Ella habló debido al  episodio más grave que  se produjo en marzo”.

Detalles reveladores

“Estando en la institución donde hay dos acompañantes por turno y  en la mañana del día en que se produjo el abuso,  uno de ellos tuvo que salir  para llevar a un alojado al hospital  y el restante se aprovechó de la situación para   presionar a la menor, a los efectos que acceda a una práctica sexual”, avanzó Calcagno en su relato.

“Denunciamos que no se siguió el protocolo que se debe utilizar por abuso, el que está reglamentado con atención médica y psicológica, para darle acompañamiento a la abusada. Es evidente que lo que se priorizó fue el ocultamiento del hecho. La denuncia se realizó -luego de prácticamente 15 días después de la agresión sexual-,  por parte de la directora de Niñez, un día después de que los trabajadores  dieron a conocer el informe por mesa de entradas”, detalló el vocero.

Calcagno  dejó claro que: “La victima logró contar los hechos a una trabajadora con la que había podido establecer un vínculo y un marco de confianza. A la menor se la trasladó a otra institución sin haber una revisión médica,  teniendo en cuenta que el Hospital de Niños ‘Victo J. Vilela’ está a una cuadra y media  y no hubo acompañamiento psicológico. El trabajador siguió trabajando”.

La oleada persecutoria

“Luego vino la oleada de persecución y represalia a los trabajadores que denunciaron.  La responsable del hogar es una psicóloga y es sobre la que recaerá seguramente  la responsabilidad de no haber seguido el protocolo. Luego sobre el personal del DAT,  que informó  a sus superiores, se hicieron llamados telefónicos con aprietes,  a lo que se agregaron la  reducción de horas de trabajo, también como castigo y cambios de horario para producir despidos encubiertos”, subrayó Calcagno.

Hermanito desamparado

“Hay un hermanito  de la menor agredida  en el lugar, quien quedó allí  y no tuvo tiempo, por lo abrupto del traslado,  para despedirse de la joven atacada. También había una situación de malestar con respecto al victimario por su accionar con respecto a otras internas y ello no fue registrado. La voz de las víctimas no es escuchada”, agregó el trabajador mencionado.

Él recordó denuncias anteriores como la de la Clinica “San Camilo”,  lugar al que se trasladó compulsivamente a jóvenes  y sobre la clínica  Alem, denunciada  meses atrás  por el Colegio de Psicólogos, a raíz de tener a chicos maniatados  para que no salgan de sus habitaciones. Hoy allí habría tres adolescentes alojados.

Calcagno destacó que “en hospitales habría alojados menores por falta de lugares,  sin ningún criterio médico.  Desconocemos convenios con privados  en función de arreglos personales. Escuchamos rumores pero no hay informes públicos”.

Respecto del programa de acompañantes, el vocero aclaró: “No sabemos de qué forma es financiado  y si tienen obras sociales”.

Aclaraciones de Magnani y Lepratti

“Desde el Concejo y la Cámara de Diputados provincial se hicieron pedidos de informes sobre el gasto presupuestario orientado a estas instituciones.  Nunca se respondieron sobre como el Estado gestiona los recursos  y como se distribuye el dinero en las instituciones”, enunció la concejala Magnani

“En el área de la niñez se precarizan los presupuestos y se reducen año a año. No hay que dejar  pasar los atropellos que ocurren en los DAT, donde cumplen tareas trabajadores precarizados en un número de 500 en Rosario y alrededor de 900 en la provincia”, acotó.

Lepratti, que forma parte del Consejo de la Niñez,  indicó que “se han pedido aclaraciones a funcionarios de dicho organismo, a través de pedidos de informes,   pero como  no concurren a las reuniones, no tenemos respuestas”.