5 agosto, 2022

Izamiento para celebrar el cumpleaños de Rosario como ciudad

En el 170° aniversario, autoridades y concejales participaron del acto junto al intendente Pablo Javkin, quien reclamó “autonomía, cuidado y dignidad” para todos los rosarinos y rosarinas.

El viernes 5 de agosto se realizó el izamiento en conmemoración del 170° aniversario de la declaración de Rosario como ciudad, acto que encabezó el intendente Pablo Javkin. “La urgencia de los tiempos que corren nos exige decisión para luchar contra las mafias que lastiman a los rosarinos y rosarinas, porque naturalizar la pérdida de futuro de nuestras pibas y pibes no lo podemos permitir y no nos vamos a quedar de brazos cruzados si abandonan a esta ciudad. Esta ciudad tiene que ser autónoma”, reclamó y recordó a la gestión emblemática de Nicasio Oroño.

“Exigimos que los cuiden –afirmó sobre los niños y adolescentes– y que nos dejen hacernos cargo, dennos autonomía, necesitamos más autonomía, más capacidad propia que supla decisiones que no tienen el resultado que esperamos”, señaló luego del izamiento de la enseña patria.

Junto al intendente Pablo Javkin estuvieron presentes la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck junto a Fabrizio Fiatti, Nadia Amalevi y Ciro Seisas, de Arriba Rosario; Susana Rueda, de Rosario Progresista; Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura; Silvana Teisa, de Todos Hacemos Rosario, y Carlos Cardozo, de Unión Pro-Juntos por el Cambio.

También asistieron la ministra de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Celia Arena, y el ministro de Gestión Pública de la provincia, Marcos Corach. Por parte del gabinete municipal estuvieron el coordinador del Gabinete, Rogelio Biazzi, el secretario de Gobierno, Gustavo Zignano, y el secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana, entre otros funcionarios locales; el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín; el rector de la Universidad Nacional de Rosario, Franco Bartolacci, integrantes del cuerpo consular, y veteranos del Centro de Ex Combatientes de Malvinas, entre otros.

Pasadas las 8, Javkin y Schmuck encabezaron el izamiento en el Mástil Mayor del Monumento Nacional a la Bandera junto al jefe de la Guarnición Aérea y director del Liceo Aeronáutico, Jorge Barros, y el director de la región centro de Prefectura Naval Argentina, Rogelio Pelegrino.

Antes de hablar a la audiencia congregada, el intendente entregó una bandera a integrantes de Bomberos Zapadores, Bomberos Voluntarios de Rosario y Defensa Civil a por “las tareas de colaboración en defensa de nuestro humedal”, área de importante biodiversibilidad amenazada por las quemas indiscriminadas, en las islas frente a la ciudad.

“Esta ciudad, desde hace 170 años hasta hoy es una ciudad hecha en el Paraná y con el Paraná, uno de los grandes temas que queremos pelear y discutir, es la protección de ese humedal. Mientras se toma conciencia de la necesidad de protegerlo, ustedes están siempre colaborando ahí”, afirmó.

“Esta fecha fue un reclamo de mucha tiempo, que la ciudd no siempre distinguió como correspondía. Hace 170 años, el gobernador Domingo Crespo reunió al caserío que rodeaba la parroquia de la Virgen de Rosario para cambiar su historia, un acto de Justicia para un poblado ”, apuntó el intendente al referirse a aquel 5 de agosto de 1852,cuando el mandatario promulgó la ley que, sancionada dos días antes por la junta de representantes, declaró a Rosario como ciudad.

“Cuando uno mira la historia argentina, se ve el espíritu de desafío que tuvimos desde el inicio y que logró la atención de toda la Cuenca del Plata, cuando el caserío se transformó en el primer puerto federal y que fue propuesto para ser capital de la argentina más de una vez. Sin embargo, el poder centralista decidió anclar el destino del país, al puerto de Buenos Aires. Y así seguimos”, cuestionó.

En su exposición, Javkin hizo un recorrido por la historia de la ciudad, y se refirió a sus grandes hitos fundacionales y marcas de identidad , como la cultura, el progresismo, los espacios verdes y la salud pública que “cada día cuida a cada rosarina y rosarino con excelencia e igualdad”.

“Podríamos tomarnos todo el día para recordar la historia de hazañas de esta Rosario, que enfrentó pestes desde su inicio, que fue incendiada, que soportó guerras, vetos y un sinnúmero de crisis sin abandonar sus sueños”, expresó.